Repuntó el volumen exportado de merluza en 2016, aunque con baja de precios

posted in: CEPA | 0

El volumen exportado de merluza hubbsi experimentó un repunte durante 2016, tras las caídas registradas en 2014 y 2015. La conclusión se desprende de los envíos que certifica el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa).

De acuerdo a ese organismo de control, el año pasado la especie acumuló exportaciones por 108.190 toneladas, con un salto del 17,2 por ciento respecto de igual período de 2015, cuando se habían acumulado ventas al exterior por 92.318 toneladas.

Fuente de datos: Senasa.

En cuanto a los mercados de destino, se advierte la recuperación de España que absorbió 22.100 toneladas de merluza, liderando el cuadro. Las compras del país ibérico desplazaron a Brasil, que quedó en un segundo escalón con 19.203 toneladas.

Más atrás aparecen, Ucrania (10.149 toneladas) y Rusia (9.225 toneladas), dos mercados de Europa del Este que ganan en protagonismo por mayor demanda. Luego, vienen Estados Unidos (6.987 toneladas) e Israel (6.987 toneladas), entre otros.

Fuente de datos: Senasa.

Precios en baja

El dato negativo para el comercio de la especie asoma al evaluar la evolución de precios. El valor promedio de la tonelada se ubicó en torno a los 2.300 dólares, con una caída interanual del 7,7 por ciento, según reporta el Instituto Nacional de Estadística y Censo (Indec).

Por lo cual, los ingresos estimados por exportaciones de hubbsi sólo crecieron un 4 por ciento, acumulando unos 249 millones de dólares. Si tenemos en cuenta que las exportaciones totales del sector fueron por 1.679 millones, la especie representó el 14,9 por ciento aproximadamente.

Costos en alza

Al análisis de las variables es necesario incorporar el incrementó que sufrió la matriz de costos para elaborar el producto. Un reciente trabajo del Consejo de Empresas Pesqueras Argentinas (Cepa) puso en ese sentido la lupa sobre el filet interfoliado.

En la composición del costo hay dos variables centrales: mano de obra y combustible. Entre ambas explican más de la mitad de lo invertido en el proceso que va desde la captura, pasando por el transporte, hasta el envasado y la comercialización.

Entre 2008 y 2016 el valor del combustible utilizado por los buques pesqueros registró un incremento del 444,1%, mientras que durante el mismo período la cotización del dólar en relación al peso se apreció un 334,5%”, expone el análisis de Cepa. En tanto, durante el mismo período considerado los costos de la mano de obra para la producción del mismo producto experimentaron una suba del 505,6%.

Como compensación parcial, el Gobierno nacional quitó retenciones y apuntaló reintegros a las exportaciones, pero por el momento las medidas no se transformaron en dinamizadoras de la actividad.

 

Fuente: www.pescare.com.ar