El aceite de pescado podría ayudar a combatir el asma, sugiere un estudio

posted in: Internacional | 0

EEUU- Científicos del Centro Médico de la Universidad de Rochester (URMC) han descubierto que los ácidos grasos omega 3 del aceite de pescado podrían usarse para tratar a los pacientes con asma.

El estudio, publicado en el Journal of Clinical Investigation, indica que utilizando cultivos celulares de pacientes locales con asma, los ácidos grasos omega-3 pueden reducir la producción de la inmunoglobulina E (IgE), los anticuerpos que causan reacciones alérgicas y síntomas de asma en las personas con casos más leves de esta enfermedad.

Sin embargo, es menos eficaz en pacientes con asma grave, que consumen altas dosis de esteroides orales, porque los corticosteroides bloquean los efectos beneficiosos.

Richard P. Phipps y los miembros de su laboratorio habían demostrado antes que ciertos ácidos grasos que contiene el aceite de pescado regulan la función de las células inmunes (células B).

Las personas con asma tienen un desequilibrio entre las moléculas que amortiguan la inflamación y las que la aumentan. El uso de esteroides como tratamiento controla la inflamación y alivia los síntomas, pero no cura la enfermedad subyacente.

Phipps y su equipo recolectaron sangre de 17 pacientes en el Centro del Asma Mary Parkes del URMC y aislaron sus células B inmunes en el laboratorio, para explorar el impacto de los productos derivados de omega-3 puros sobre la IgE y otras moléculas que alimentan la enfermedad.

Los resultados mostraron que todos los pacientes respondieron a los ácidos grasos omega-3 en algún grado, como lo demuestra una reducción en los niveles de anticuerpos IgE.

Parecería que cuando se emplean corticosteroides de forma constante, en algunos casos los esteroides reducen parte de la capacidad natural del cuerpo para combatir la inflamación relacionada con el asma, explica Phipps.

El descubrimiento del URMC coincide con un estudio publicado en la revista New England Journal of Medicine a finales de diciembre de 2016, que muestra que la exposición prenatal al aceite de pescado reduce el riesgo de sibilancias y asma en los niños.

Phipps precisa que el aceite de pescado utilizado como suplemento dietético en el estudio NEJM era una preparación especial de alta calidad y que los consumidores deben tener cuidado al comprar aceite de pescado porque no todos los productos son iguales.

“En realidad, uno necesita un material estandarizado de alta calidad que ha sido procesado y almacenado correctamente antes de comparar los resultados de un estudio a otro”, aclara el investigador.

“Nuestro estudio utilizó los productos puros, biológicamente activos en el aceite de pescado, conocidos como 17-HDHA, y hemos proporcionado una clara línea de evidencia de por qué el consumo de aceite de pescado de alta calidad es bueno”, agrega.

Se ha demostrado que los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 tienen muchos beneficios para la salud dado que una vez ingeridos, se convierten en mediadores especiales pro-resolución que detienen la inflamación sin suprimir el sistema inmunológico.

Estos aceites se pueden encontrar en alimentos como el aceite de semillas de lino, salmón, atún, anchoas y nueces.

Foto: George Hodan

editorial@fis.com
www.fis.com