Mejorar la competitividad de la industria requiere de más y mejores herramientas

posted in: CEPA | 0

Apuntalar la competitividad de la industria pesquera local se presenta como un desafío que hasta aquí ha obtenido respuestas insuficientes. Así lo evalúan distintos representantes de la actividad, mientras mantienen un razonable nivel de diálogo con las autoridades.

Desde las empresas reconocen que el Gobierno han instrumentado algunas medidas de aliento, como la quita de retenciones a las exportaciones. Otras están en discusión, como el armado de un fondo de 200 millones de pesos para financiar al segmento costero y pyme.

La “inminente” constitución de esa herramienta financiera fue anunciada esta semana por el director de Pesca de la Provincia de Buenos Aires, Miguel Dobarro. Por otro lado, durante su paso por Mar del Plata, el subsecretario de Pesca de la Nación, Tomás Gerpe, trabajó con delegados de la Afip formas para alivianar la carga impositiva.

Un camino posible

“Todos los esfuerzos valen, pero el sector necesita que se profundicen ciertas medidas. Basta con mirar los fondos que acaba de comprometer el Gobierno de Galicia para sus empresas. Son 96 millones de euros de acá hasta 2020 y en condiciones terriblemente ventajosas (…) Son competidores y compradores nuestros que muestran la industria que viene”, definió un empresario ante Pescare.com.ar.

Vale recordar, además, que desde 2009 a esta parte, la Xunta de Galicia puso a disposición de sus pesqueras 260 millones euros, con el objetivo de apoyar la rama transformadora y comercializadora. El objetivo fue y es atender las nuevas demandas de los consumidores.

“Van a la automatización en los procesos de producción, van a lo cambios; no están pensando en seguir con lo mismo. Esto es lo que hay que hacer en la Argentina”, añadió la misma fuente.

De acuerdo a la mirada que predomina en el sector, la actividad necesita de un programa de fomento al crédito que respete su escala de negocios. Así podría emplearse para apuntalar la estructura: desde modernizar la flota, hasta incorporar nuevas líneas de producción en las plantas de procesamiento.

“Eso es lo que en definitiva va a mejorar la competitividad de las empresas. La innovación da competitividad. Hoy en parte no está dada por las condiciones de la macroeconomía argentina y la falta de programas crediticios”, definió otro actor empresario.

Acuerdos comerciales

La otra vía para mejorar la ecuación económica -se ha dicho varias veces ya- pasa por la firma de acuerdos con bloques comerciales y países donde se consumen nuestros productos. En la lista de objetivos están la Unión Europea, China, Méjico y los Estados Unidos.

Tras haber perdido hace algunos años el Sistema General de Preferencias, que le otorgaba a los exportadores locales beneficios arancelarios, urge ir hacia un entendimiento para aceitar el flujo comercial.

Los productos argentinos pagan del 11 al 15 por ciento como arancel de ingreso en algunos de esos mercados; mientras que competidores como Nueva Zelanda, Chile, Uruguay y Perú llegan en mejores condiciones a partir de los acuerdos que tienen firmados. Deudas que la industria espera se vayan saldando.

 

Fuente: www.pescare.com.ar