El Gobierno estudia cambiar la carga impositiva de los combustibles

posted in: CEPA | 0

El Gobierno estudia una modificación en la carga impositiva de los combustibles. El ministerio de Energía está trabajando en un proyecto para reformar el peso del ITC (Impuesto de Transferencia a los Combustibles) sobre el precio final de la nafta y el gasoil.

El ITC representa un 24% del valor al que se expende la nafta súper en las estaciones de servicio y 25% en la “premium”. Cada aumento de los importes en los surtidores se refleja en mayor recaudación por este tributo. Pero el Gobierno quiere modificar ese esquema, de cara a la mayor libertad que tendrá el mercado petrolero desde mediados de año.

El proyecto del Poder Ejecutivo incluye un sistema de “bandas” para el ITC. De esa forma, el impuesto sería por un monto fijo y no un porcentaje sobre el precio. El ITC funcionaría como un “amortiguador”: bajaría cuando los combustibles están subiendo, por ejemplo por un mayor valor del petróleo crudo.

De la misma forma, si el petróleo crudo cae y eso provoca la baja del combustible, el ITC cambia de franja y subirá, para compensar. De esa forma, se lograría que los importes tengan cierta estabilidad, más allá de la cotización internacional del petróleo crudo,

El ministro de Energía, Juan José Aranguren, planteó el estudio de las modificaciones en declaraciones al canal TN.

El Gobierno le pidió opinión a las empresas que participan del sector para los cambios en el ITC. El modelo de “bandas”, que compensa sobre subas y bajas, se utilizó en Chile. Sin embargo, el país trasandino es importador de petróleo, mientras que la Argentina posee producción propia. Por esa situación, los efectos podrían ser diferentes.

En la nafta, el 13% del precio está explicado en el IVA, mientras que el Fondo Hídrico representa un 2% del importe en los surtidores. A eso hay que agregarle los Ingresos Brutos que cobran los provincias, que promedian el 3%. La carga tributaria sobre este combustible es del 42%.

Los tributos conforman entre un 36% y 37% del precio del gasoil. Allí, el ITC posee una menor incidencia: es solo el 8%. El IVA talla en un 14% del valor de ese combustible en las estaciones, mientras que un impuesto específico para el gasoil se queda con un 12% de lo que pagan los consumidores. Ingresos Brutos, al igual que en naftas, es un 3%.

Las modificaciones que sugerirá Energía irán al ministerio de Hacienda. También podrían pasar por el ministerio del Interior, ya que algunos de los tributos se coparticipan con las provincias.

Tras el último aumento, el litro de nafta se despacha a US$ 1,18. En Chile, con una carga impositiva similar, está a US$ 1,17. En Brasil, con 39% de tributación, también se ubica en US$ 1,17. En cambio, en Paraguay, los impuestos son del 13% y eso hace que el importe a los consumidores descienda a US$ 1,02, pese a que se trata de un país importador.

En Estados Unidos, cada litro se despacha a menos de US$ 0,70, pero su carga impositiva es del 19%. A medida que el peso fiscal se incrementa, es mayor el impacto en los bolsillos. España, con 52% de impuestos, cobra US$ 1,32 por litro, mientras que Reino Unido -con 62% de tributos- embolsan US$ 1,44 por ese producto.

 

Fuente: www.clarin.com