Congestión de los muelles: analizan opciones para liberar espacios en Mar del Plata

posted in: CEPA | 0

El tema es recurrente en el puerto local desde hace tiempo. La oferta de muelle es escasa frente a la cantidad de barcos pesqueros que cobija, pero la problemática se viene agravando con la proliferación de buques inactivos.

De acuerdo a estimaciones que maneja el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, en Mar del Plata hay unas treinta unidades que no registran movimientos. De ese grupo, unas quince se encuentran en estado de abandono o cuasi abandono. En tanto, cuatro de ellas ya están hundidas.

El tema había sido incorporado a la “Comisión de Infraestructura Portuaria”, conformada por la administración bonaerense a partir de los reclamos surgidos de los armadores, quienes deben afrontar gastos extras y roturas por la falta de espacios para amarrar.

“Sobre los barcos abandonados urge tomar medidas para lograr el abandono a favor del Estado nacional al no encontrarse responsables visibles”, habían señalado las autoridades en una de las reuniones de aquel grupo de trabajo formado en agosto de 2016.

Luego, agregaban: “Acerca de los restantes quince buques, se están tomando las medidas para intimar a los propietarios a su disposición apropiada”. Sin embargo, desde entonces poco se ha avanzado. Al menos así lo sienten los empresarios pesqueros.

Posición del Consorcio

Consultado por Pescare.com.ar, el presidente del Consorcio Portuario Regional de Mar del Plata, Martín Merlini, ofreció su mirada: “Es un trabajo difícil, que toma tiempo, pero con el Directorio estamos analizando puntualmente qué hacer”, dijo.

El funcionario reconoció la seriedad y complejidad de los casos: “Es cierto que tenemos un problema muy serio con los metros de muelle que hoy no tenemos, pero estamos buscándole la vuelta para resolverlo”, señaló.

En esa dirección, aseguró que están escuchando sugerencias, algunas de las cámaras de armadores y que esa tarea conjunta enriquece las ideas.

Merlini entiende que judicialmente el camino está facilitado porque después de 2012, cuando concluyó la remoción de los viejos barcos hundidos, la Justicia falló y estableció un precedente como para poder actuar ahora.

“El principal problema que tenemos es la ubicación de esas embarcaciones, porque hay muchas que están inactivas, pero se entiende por inactivas que tienen un período de seis meses sin trabajar. Tenemos que ver qué medida tomamos para solucionarlo y estamos en eso”, agregó.

Por otra parte, el sector espera que se ejecuten obras de infraestructura de cara a generar los metros de muelles necesarios como para abastecer la demanda de la flota y, al mismo tiempo, que mejore la oferta de servicios básicos: combustible, energía y otros.

Dragado sostenido

En relación a las obras de dragado que viene llevando adelante la “Omvac Diez” en el ingreso a la estación marítima, Merlini se mostró satisfecho: “Hubo algunas demoras propias de la operatoria. Algunas tuvieron que ver con cuestiones administrativas, alguna rotura y demás, pero la verdad es que la draga está funcionando muy bien”, analizó.

Al mismo tiempo, explicó que la empresa española responsable de la obra, Canlemar, pidió una prórroga para finalizar la extracción de sedimentos y que los estudios batimétricos que se realizan cada quince días están dando “excelentes resultados”.

“Pensábamos que la draga iba a terminar para el 14 de mayo, pero estaremos teniendo el trabajo finalizado hacia fin de mayo. Por ahora, la embarcación se mantiene en la desembocadura, después tiene que repasar la posta de inflamables, hará algo más de canal interior y terminará en la zona de giro que utilizan los portacontenedores”, cerró.