La pesca de barcos españoles en Malvinas expone las dificultades para el ingreso del pescado argentino a Europa

posted in: CEPA | 0

Una salida del Reino Unido de la Unión Europea haría que el pescado de Malvinas deba pagar aranceles para ingresar al bloque. “Van a tener que pagar los aranceles que nosotros ya pagamos”, indicaron desde Cepa, pidiendo que el gobierno active acuerdos comerciales.

 

Para el presidente del Concejo de Empresas Argentinas, Oscar Fortunato, la inquietud que se está apoderando de las empresas españolas que operan en las Islas Malvinas revela la magnitud del problema que ya afronta la industria pesquera local al momento de comercializar sus productos a nivel internacional.

La eventual salida del Reino Unido de la Unión Europea, en caso de concretarse el Brexit, obligaría a las compañías que pescan en las islas a comenzar a pagar aranceles para poder ingresar su mercadería a Europa y eso, según ya advirtieron algunos empresarios españoles, los haría menos competitivos.
Según Fortunato, esa es la situación en la que justamente se encuentran las empresas argentinas desde hace tiempo, al no contar con ninguna clase de ventaja comercial para ingresar a determinados mercados, especialmente a los que integran la U.E.

Según explicó, si el Reino Unido termina abandonando el bloque, las firmas que operan en las islas -que si bien son territorio argentino están ocupadas por Gran Bretaña-, “van a tener que pagar los aranceles que nosotros hoy ya pagamos”.

Es decir que “exportarán en la misma condición que nosotros” porque los británicos “ya no serán parte de la Unión Europea”.

Fortunato advirtió que la preocupación que existe en España por los efectos del Brexit deja expuesta la dificultad que por su parte tienen las empresas argentinas.

“Esta realidad nos da la razón sobre lo que venimos diciendo”, señaló.
En este contexto el titular de Cepa consideró “esencial” que el gobierno encare procesos de negociación con otros países o bloques para generar tratados de libre comercio o de contingentes, tras haber perdido hace algunos años el Sistema General de Preferencias que le otorgaba beneficios arancelarios.

“Además de los costos internos, portuarios y el tema de la paridad cambiaria efectiva, tenemos problemas con los aranceles que pagamos en los distintos países donde enviamos nuestra mercadería”, explicó Fortunato.

Las barreras condicionan el ingreso de mercadería a Estados Unidos, México, China y la propia Unión Europea. Los representantes de Cepa habían planteado esta misma inquietud ante presidente Mauricio Macri, cuando en febrero tuvieron la oportunidad de mantener un encuentro en la Quinta de Olivos. “Mientras tanto, nuestros competidores como Nueva Zelanda, Chile, Uruguay y Perú, entre otros, tienen Tratados de Libre Comercio o contingentes de mercadería libre de arancel o con reducción de arancel”, señaló Fortunato.

De cualquier manera, los esfuerzos del sector hacen que los productos mantengan presencia en una amplia variedad de mercados.

La posible concreción del Brexit está generando gran inquietud en la pesca española, debido a que se advierte que esta circunstancia haría que, por la imposición de aranceles al Reino Unido, el pescado malvinense deje de ser competitivo.

Por eso el especialista José Manuel Sobrino Heredia, marcó la necesidad de negociar un acuerdo o medidas transitorias que regulen este comercio desde las islas y desde Reino Unido.
Sino “las medidas arancelarias y contingentes serán muy penosas para las empresas”, aseguró.

 

Fuente: Diario La Capital