Solimeno apuesta a incrementar su producción de empanados y rebozados

posted in: CEPA | 0

El Grupo Solimeno emprenderá durante este año las tareas de montaje y puesta a punto de una nueva línea de procesamiento y elaboración de alimentos pesqueros que le permitirá incrementar su producción de productos rebozados y empanados.

Con una inversión cercana al millón de euros, la empresa pretende seguir incorporando tecnología a sus procesos para obtener un “mayor valor agregado” y “optimizar el uso de la materia prima” obtenida por su flota, le explicó a LA CAPITAL Antonio Solimeno.

Video: Así funciona la planta de Solimeno Mare

La nueva línea de producción adquirida en Europa se asemeja a las otras dos que ya funcionan en la planta que la compañía posee en Ortíz de Zárate y Pescadores, en el corazón de la zona fabril del puerto de Mar del Plata.
La planta fue construida en el mismo establecimiento que décadas atrás ocupó la firma Zanella Mare.

Tras ser adquirido por Solimeno hace más de una década, el edificio conservó su sentido original y continuó funcionando como una fábrica dedicada a elaborar alimentos pesqueros de alto valor.

En los últimos años sus instalaciones fueron objeto de fuertes inversiones, que permitieron que a sus 18 mil metros cuadrados de superficie originales se les agregaran otros 11 mil.

En su planta baja funcionan tres líneas integrales y paralelas para el procesamiento de pescados, lavado, corte, prolijado, empaque y congelación.
Y en la planta alta se ubican las dos líneas de elaboración de productos rebozados y empanados -capaces de producir 25 toneladas por día- a las que ahora se le agregará una tercera línea, de última generación.

Una de las líneas ya existentes, de 400 milímetros de ancho, pertenecía a la ya desparecida Zanella Mare y la otra, de 600 milímetros, fue adquirida años atrás por el Grupo.

El nuevo equipo que comenzará a ser instalado este año, también de 600 milímetros, podría estar en pleno funcionamiento en el transcurso de 2018.

Gracias a él la empresa estará en condiciones de incrementar de manera considerable su nivel de producción una amplia variedad de alimentos pesqueros como hamburguesas, milanesas o nuggets, entre muchos otros.

“Hoy estamos produciendo alrededor de 500 toneladas por mes de productos casi listos, elaborados en base a merluza, calamar y langostino. Casi el 90% lo comercializamos en el mercado interno a través de marca propia, Patagonia Mare, y de marcas de terceros”, señaló Solimeno.

El empresario aseguró estar convencido de que más allá de las dificultades vinculadas a los costos y a la baja rentabilidad en algunos segmentos del negocio, uno de los principales desafíos del sector pesquero consiste en “seguir agregando valor” y “aprovechar al máximo” la materia prima que proveen los buques de la misma empresa.

La planta recibe a diario pescado fresco que es sometido a un proceso de producción tradicional y un porcentaje cada vez más importante de los desembarques de su flota congeladora.
“Aproximadamente el 20% de lo que producen nuestros congeladores ya se reprocesa en tierra en esta fábrica”, indicó.

La nueva línea de producción en la que invirtió el Grupo permitirá incrementar el volumen de producción diaria de hamburguesas, bastones, formados, filetes y crocantes de merluza, así como de langostinos y anillos de calamar empanados y rebozados, que se comercializan congelados y casi listos para el consumo.

Asimismo permitirá que la empresa amplíe su capacidad de producción de otro tipo de alimentos, entre los cuales figuran los empanados de pollo y soja, elaborados para distintas marcas.

Para producir todos esos alimentos, el Grupo no sólo utiliza materia prima pesquera, sino que también hace uso de grandes cantidades de otros productos. Entre ellos figuran toneladas de condimentos, vegetales, quesos y miles de litros de aceite de primera calidad para cumplir con el proceso de prefritado.

“Sólo de pan rallado utilizamos unos 4 mil kilogramos por día”, explicó Solimeno quien aseguró que su empresa contribuye de un modo categórico a que Mar del Plata sea considerada no sólo como el principal puerto pesquero del país.

“También es uno de los principales polos de producción de productos empanados de la Argentina”, afirmó.