El Estado nacional tomó posesión del predio de los silos en Mar del Plata

posted in: CEPA | 0

El predio que incluye silos, elevador de granos y demás instalaciones dispuestas en un área de casi cuatro hectáreas del puerto local volvió a quedar en manos del Estado nacional durante este lunes.

Funcionarios del Ministerio de Agroindustria de la Nación, acompañados por autoridades del Consorcio Portuario Regional Mar del Plata, la Dirección Provincial de Seguridad Portuaria y Prefectura, tomaron posesión del área.

El proceso de restitución a manos del Estado había comenzado un año atrás, cuando las actuales autoridades del Consorcio notaron el estado de abandono del lugar y los incumplimientos de contrato por parte de Elevadores Mar del Plata S.A, concesionaria del predio.

A partir de un informe sobre esas condiciones, que incluía el funcionamiento de una playa de estacionamiento sin habilitación, desde Agroindustria le dieron forma a la resolución que en abril último dispuso el cese de concesión.

“El Estado nacional está recuperando un predio que durante años ha sido víctima de la desidia y el abandono para devolverle valor dentro de una infraestructura portuaria que necesita de nuevos espacios para crecer en operatividad, desarrollo y producción”, señaló Martín Merlini, presidente del Consorcio.

Para ese espacio, vale recordarlo, están proyectada la demolición de las viejas estructuras y la construcción de una nueva terminal de contenedores, la cual ayudaría a descongestionar la actividad en otros sectores de la terminal.

Espacio custodiado

Con un escribano público que certificó el ingreso al predio y la primera recorrida, enviados del Ministerio dejaron constancia del estado general de situación y dispusieron una custodia permanente que desde este lunes y en adelante impedirá el paso a cualquier persona ajena a la citada cartera nacional.

El presidente del Consorcio destacó el compromiso del gobierno de Mauricio Macri y el apoyo de la gobernadora María Eugenia Vidal para recuperar estos espacios que transcurrieron los últimos tiempos en real estado de abandono.

“Hay un deterioro generalizado en todo el predio, con daños en instalaciones y edificaciones en un estado de fragilidad alarmante”, señaló Merlini.

La intención final es demoler las viejas estructuras.

El lugar hace casi una década que no cumple servicios para los que fue concesionado. Por el contrario, el permisionario usufructuaba el espacio de manera irregular como playa de estacionamiento de camiones, rubro para el cual no tiene habilitación, ni cumplía normas de seguridad que regulan la actividad.

Los funcionarios nacionales procedieron a clausurar las distintas dependencias para preservar tanto instalaciones como bienes, los cuales serán inventariados a la brevedad en cumplimiento de la citada resolución ministerial. Quedó cerrado al acceso peatonal y vehicular, con custodia de Prefectura. 

Obras para el Arroyo del Barco

Con el aval del ministro de Producción bonaerense, Javier Tizado (h), la recuperación de este predio se había fijado como uno de los objetivos centrales dentro del plan estratégico para el puerto de Mar del Plata.

A corto plazo, entre otros beneficios, permitirá agilizar las gestiones para el tramo final de la obra de desembocadura del Arroyo del Barco, demorada porque el concesionario había puesto trabas para que las cañerías que deben llegar hasta el mar atraviesen el predio que estaba bajo su administración. Ayer mismo se notificó a Obras Sanitarias (OSSE) para que se retomen las tareas a la brevedad.

Merlini rescató el trabajo que desde hace más de un año vienen realizando sobre la restitución de los silos con el ingeniero Ricardo Negri y su equipo de trabajo en la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca.

“Hacer lo que hay que hacer no es un slogan, es una realidad”, dijo. Recordó, además, que así se cumple la segunda etapa de un plan que había dado su primer paso a fines del año pasado, cuando el Consorcio logró en noviembre la restitución –también por incumplimientos de contrato- de los muelles linderos al predio, que eran una concesión del Estado provincial al mismo permisionario.