Algunos peces podrían achicarse hasta 30 % por calentamiento del mar

posted in: Internacional | 0

Un equipo de investigadores de la Universidad de Columbia Británica (UBC) pronostica que el tamaño de los peces podría disminuir entre un 20 y 30 % si la temperatura del océano continúa subiendo debido al cambio climático.

“Los peces, como animales de sangre fría, no pueden regular sus propias temperaturas corporales. Cuando sus aguas se calientan, su metabolismo se acelera y necesitan más oxígeno para mantener sus funciones corporales”, señala William Cheung, coautor del estudio y profesor asociado del Instituto para el Océano y la Pesca y director de ciencia de Nippon Foundation –Nereus Program de la Universidad de California.

El investigador agrega que hay un punto en el que las branquias no pueden suministrar suficiente oxígeno para un cuerpo más grande, por lo que el pez deja de crecer en tamaño.

Daniel Pauly, autor principal del estudio e investigador principal del Proyecto Sea Around Us en el Instituto para el Océano y Pesca, explica que a medida que los peces se desarrollan hasta la edad adulta, su demanda de oxígeno aumenta debido a que su masa corporal se hace más grande, pero el área superficial de las branquias -en donde se obtiene el oxígeno- no crece al mismo ritmo que el resto del cuerpo.

A este conjunto de principios que explica por qué se espera que los peces se reduzcan se le llama “teoría de limitación de oxígeno-branquias”, apunta Pauly.

Los investigadores presentan como ejemplo al bacalao, un pez que aumenta su peso en un 100 %, pero en el que sus branquia sólo crecen un 80 % o menos. Cuando se entiende en el contexto del cambio climático, esta regla biológica refuerza la predicción de que el pez se reducirá y será aún más pequeño de lo que se pensaba en estudios previos.

Las aguas más cálidas aumentan la necesidad de oxígeno de los peces, pero el cambio climático dará como resultado que haya menos oxígeno disuelto en los océanos. Esto significa que las branquias tendrán menos oxígeno para suministrar a un cuerpo que ya crece más rápido que ellos.

Los investigadores sostienen que esto obligará a los peces a dejar de crecer en tamaño corporal para poder satisfacer sus necesidades con el poco oxígeno disponible para ellos.

Algunas especies podrían resultar más afectadas por esta combinación de factores. El atún, que se mueve rápidamente y requiere más energía y oxígeno, podría ‘achicarse’ aún más cuando la temperatura aumente.

Los peces más pequeños tendrán un impacto en la producción pesquera, así como en la interacción entre los organismos en los ecosistemas.

El estudio, titulado Sound physiological knowledge and principles in modeling shrinking fishes under climate change, fue publicado en la revista científica Global Change Biology.


editorial@fis.com
www.fis.com